Grupo de Adictos al Sexo y al Amor Anónimos

Grupo de doce pasos para la recuperación de la adicción al sexo y al amor

Cómo empezar 21 abril, 2007

Filed under: Información y literatura sobre el programa — Grupo Aceptación y Cambio, de Adictos al sexo y al amor anónimos @ 17:39

¿Qué puede hacer en caso que admita, aunque sea con reservas, que el verdadero problema es la adicción al sexo y al amor y no el que no disfrutemos de la cantidad “necesaria” o del tipo “adecuado” de sexo o de pareja sexual?

 

Como en el caso del alcoholismo, a la obsesión mental que nos empuja a volver una y otra vez al patrón destructivo sólo la puede vencer la decisión de pedir ayuda a alguna forma de poder exterior a uno mismo.

Por regla general, llegamos a adquirir y mantener la conciencia de que ese poder existe, tan sólo cuando vemos que el sufrimiento llega al extremo de amenazar nuestra propia vida.
Primero debe usted reconocer con sinceridad que no es exactamente “la otra persona” la culpable de su sufrimiento, sino sus propias carencias y necesidades personales.

 

Si duda, si no tiene claro si nuestro programa le puede resultar útil, puede someterse a la siguiente prueba:
cambie de comportamiento de golpe y durante un periodo de tiempo suficientemente largo, por ejemplo, unas cuantas semanas o meses.

 

Por regla general, sentimos unos deseos vehementes y una ansiedad crecientes a medida que pasa el tiempo.
Si usted fracasa en este intento de vivir de acuerdo con unos valores coherentes y sin complicaciones autodestructivas, no debiera quedarle ninguna duda en lo que respecta a la seriedad y la gravedad de su problema.

 

Es obvio que no resulta fácil admitir que carecemos del poder necesario para controlar la necesidad compulsiva de sexo y “amor romántico”.
Como en el caso de admisiones de derrota ante otras adicciones, ésta se produce normalmente cuando la víctima comprueba que su vida se limita cada vez más a relaciones o situaciones que sólo le causan un mayor sufrimiento, mientras que las satisfacciones que nos prometíamos parecen encontrarse siempre fuera de nuestro alcance.

 

Es preciso que veamos que vamos en una espiral boca abajo y que no tenemos fuerza para frenar o cambiar de rumbo.
Sólo así podremos adquirir la humildad necesaria para pedir ayuda.
El dilema que nos creó la admisión de que carecíamos de fuerza fue desolador para cuantos llegamos a esa conclusión.

 

La idea extraña de que pudiéramos utilizar el sexo o un/una amante como una droga, junto con las horrendas implicaciones de que teníamos que parar, nos aterrorizaba a cuantos habíamos llegado a ese extremo tan desesperado.
Algunos pensamos en el suicidio o empezamos a temer que estábamos a punto de volvernos locos.

 

El sufrimiento y dolor en nuestras vidas, cada vez más esclavizadas por la adicción, sólo parecían equiparables al miedo al vacío que se apoderaría de nosotros si parásemos.
Podíamos entender que un alcohólico prescindiese de la bebida o un jugador del juego, por muchas fiestas y casas de juego que haya en el mundo.

 

Pero, ¿cómo íbamos a poder sobrevivir sin amor y sexo?, ¿acaso existe algo por lo que merezca más la pena vivir?, ¿teníamos que convertirnos en ermitaños o en monjes?
Afortunadamente, en gran parte, este pánico que nos confundía era la adicción misma hablándonos.

 

A ningún adicto le resulta fácil concebir la vida si le privamos de aquello que se ha convertido en algo tan importante para su propio concepto de identidad.
Le parece imposible y desde luego, poco apetecible.
A pesar de ello la verdad es que existen formas de amor verdaderas y un uso de nuestras capacidades sexuales que no tienen nada que ver con los patrones autodestructivos y egocéntricos que como adictos al sexo y al amor nos caracterizan.

 

El comienzo aunque sencillo no es fácil.
Hemos de admitir que carecemos de poder, pero también decidirnos a interrumpir el patrón adictivo; nos abstenemos de toda relación sexual excepto de la que tenga lugar en el seno de una relación seria y estable.

 

Si en el momento en el que admitimos nuestra derrota no disfrutamos de una relación positiva con perspectivas de continuidad y futuro, es necesario un periodo de abstinencia total.

 

El síndrome de abstinencia, ocasionado por la interrupción de las actividades sexuales y románticas, produce síntomas físicos tan dolorosos como los que produce el síndrome de abstinencia del alcohol y las drogas.

 

Aislados, la tensión sería enorme, la tentación de volver a todo aquello una vez más sería intolerable y la creencia de que existe otro tipo de vida se debilitaría.
La comprensión y el apoyo de otros que han sufrido los dolores y las pruebas del síndrome de abstinencia nos ayuda a atravesar este periodo.

 

Aun con esta ayuda, la sutileza con la que la compulsión deforma nuestro pensamiento, la facilidad con la que las justificaciones se apoderan de nuestra mente, ayudadas por una sociedad que idolatra el sexo y el amor romántico, es increíble.

 

No podemos resistir estos ataques sin una vigilancia constante y la ayuda de Dios.
Cuando comienza a disminuir la ansiedad inmediata que el síndrome de abstinencia produce, es preciso prestar una atención especial a los doce pasos para evitar la vuelta a la conducta adictiva.

 

Tal como en el caso del alcoholismo, creemos que la adicción al sexo y al amor es una enfermedad que tiene tres dimensiones: la física, la mental y la espiritual.
Es preciso que nos recuperemos en estos tres órdenes si pretendemos disfrutar de una sobriedad sexual y emocional duradera y feliz.

 

El primer periodo de abstinencia sirve de catalizador para poder enfrentarnos a nosotros mismos, haciendo frente a los sentimientos que anulaba la adicción.

 

Puesto que esto equivale a cuestionar nuestro propio concepto de identidad personal y toda nuestra forma de relacionarnos con el mundo, el proceso puede resultar doloroso y difícil.

 

Algunos miembros además de utilizar los doce pasos buscan la ayuda de profesionales en esta tarea de examinar la realidad personal.

 

Se haga como se haga, tanto el proceso de enfrentarse a uno mismo como la voluntad profunda de cambio son requisitos previos sin los cuales no podemos nunca llegar a estar en condiciones de disfrutar de una verdadera relación de compañerismo con otro ser humano o para una vida feliz solos.

 

2 Responses to “Cómo empezar”

  1. Carlos F. Ruiz Says:

    el comienzo bueno yo soy un aa en el estado de california y son ya 5 anos de sobriedad separado x 4 anos y acabo de salir de un enredo emocional de casi un ano con una mujer muy especial k no funciono k no me amo k no fue 100% honesta en fin hoy se k fue solo eso un enredo emocional yo no keria eso solo un enredo yo keria una relacion seria pero me toco la peor parte pero gracias a eso me di ala tarea de buscar ayuda en internet y ya la encontre medio mucho gusto saver k se utilisan los 12 pasos de aa como base lo k no me dio mucho gusto es aceptar la derrota total pues en mi mente no cabe la idea de vivir sin sexo o sin amor como se puede vivir una vida util y feliz sin sexo y sin amor se k es x un tiempo prudencial pero cuanto tiempo y como le hago se k no estoy solo y se k debo seguir la sugerencia

  2. Hugo Says:

    Hola me llamaré Maria, hace meses observo a mi marido con un comportamiento extraño con relación a la masturbación, todas las mañanas antes de irse al trabajo, me dijo recientemente que se masturba hace mucho en el coche, intento poner un negocio y no solo persio 200 mil pesos de inversión ahora debe 400 mil al banco encontré mensajes en su teléfono donde pregunta a una fulana que su ya salió un inquilino de su casa y que si ella esta en casa (el le renta esa casa) y así, estamos a punto del divorcio yo con una gran depresión y lo que se le ocurre decir es que si podemos tener sexo.
    Como actuar???
    He estado confrontando con este tema pero se niega
    Minimisa la `problematica y y finge andar feliz por que la vida es bella (esto en los últimos días menos ya que lo he acosado con este tema.
    Seria importante que se hablara mas de la participación de la familia en estos casos

    Tengo dos hijos que antes dejaba con ojos cerrados ahora no quiero dejarselos

    estoy desesperada


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s