Grupo de Adictos al Sexo y al Amor Anónimos

Grupo de doce pasos para la recuperación de la adicción al sexo y al amor

La experiencia de la adicción 21 abril, 2007

Filed under: Información y literatura sobre el programa — Grupo Aceptación y Cambio, de Adictos al sexo y al amor anónimos @ 17:37

En el caso de nuestra adicción parece como si el poder residiera fuera de nosotros mismos, como si fuerzas y tensiones que no podemos negar y problemas imposibles de ignorar, estuvieran destruyendo paulatinamente nuestras vidas.

 

Para al adicto al sexo y al amor, el trato íntimo con nuestros semejantes se ha convertido en algo cada vez más raro y difícil, si es que de verdad ha existido alguna vez.

La búsqueda desesperada de alivio a nuestra soledad recurriendo a formas que creemos que son muy prometedoras y que nunca nos brindan satisfacción duradera, nos aísla de la variedad de relaciones humanas de las que disfrutan las personas “normales”.

 

Lo que es peor, tras esta búsqueda desesperada se oculta el deterioro progresivo de nuestra personalidad, que es lo que constituye la esencia misma de la enfermedad.
A veces la adicción se manifiesta en el ir y venir de una pareja sexual a otra, en la búsqueda de alguien que reúna todos los requisitos de perfección que exigimos.

 

Con frecuencia tratamos de justificar esta búsqueda repitiéndonos a nosotros mismos lo infelices que somos en el hogar.
A veces se manifiesta como un apego desesperado a una persona concreta, a pesar de los abusos reiterados y de la falta de comprensión.

 

En otros, finalmente, la adicción consiste en actos solitarios, tales como el exhibicionismo, el “fisgoneo” compulsivo (voyeurismo) o las fantasías con pornografía, acompañadas o no de masturbación.
Pero para todos nosotros la experiencia interna es la misma.

 

Como adictos al sexo y al amor buscamos a la persona o el acto sexual capaz de transformar nuestra realidad solitaria y de llenarnos el vacío interior, que percibimos como desasosegado y amenazante.

 

Así, mientras que nos aferramos a esos medios para tratar de llenar nuestro propio vacío, creemos que nadie nos entiende de verdad y que la vida no tendría sentido sin “amor” y sexo.

 

A menudo se apodera de nosotros el temor que si dijésemos a los demás lo que de verdad pensamos o les contásemos las cosas que hicimos, se apoderaría de esas personas un profundo sentimiento de desprecio hacia nosotros o nos abandonarían por completo.

 

El tipo de relación amorosa en el que dos personas dotadas de un concepto de integridad personal, fortaleza interior y seguridad en sí mismos, forman una pareja para compartir todo, es algo que evidentemente no forma parte de nuestra experiencia pasada como adictos al sexo y al amor.

 

Al igual que pasa con otras adicciones, cambiamos de personalidad para adecuarnos a las circunstancias.
Hacemos cuanto está en nuestras manos y aún más, para conseguir unos brazos, reales o imaginarios, en los que refugiarnos y sumergirnos.

 

2 Responses to “La experiencia de la adicción”

  1. ana Says:

    que pasa cuando un adicto se encuentra con otro adicto?? es decir que lleguen a tener una relación, un noviazgo, matrimonio…

    • Hola Ana, no entiendo el alcance de tu pregunta.
      ¿Hablas de dos adictos en actividad?
      ¿Dos adictos en recuperación?
      Desde mi punto de vista las respuestas pueden ser casi infinitas, sin embargo, el libro básico de SLAA sugiere en el capítulo 5, que describe el síndrome de abstinencia (que es el conjunto de síntomas que vivimos los adictos al dejar las conductas o sustancias adictivas), que desde este punto en la recuperación, ya son considerables los cambios favorables en el adicto en recuperación y sus elecciones de pareja.
      Mi experiencia es que el adicto en recuperación elige pareja de manera más sana y que puede construir en conjunto con esa persona una relación compatible.
      Los adictos en actividad es casi seguro que busquen a otros enfermos para formar parejas. Lo que he observado comúnmente es, que un hombre adicto al sexo encuentre a una mujer adicta al romance o al amor, esto parte, incluso de las diferencias en sus sistemas, nervioso central y endocrinológico entre géneros. Lo que burdamente sería intercambio de enfermedad.
      Espero haberme dado a entender.
      Mario B.
      Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s